miércoles, 7 de diciembre de 2011

Putas putas putas, ni por más que lo grito.

Y entonces me di cuenta de una cosa. Estaba enamorado de ella, pero si se lo decia y me decia que no, me moriria ¿qué coño hago?
Ajel, hace tiempo.

Y esa es la razón por la que nunca le digo nada a una chica directamente, porque el rechazo es un frio puñal que se clava y nunca se va. Es de cobardes lo se, pero ¡qué coño! Ya aprenderé a aceptar el NO.


Recuerdo una puta historia que me inventaba de pequeño cuando me gustaba una niña. Si recordais una película de hace ya varios años, un niño (nuestro frodo) se apunta a un club de astronomía para estar con una chica que le gusta, pero un día mirando al cielo descubre un cometa que viene directo hacia la tierra. Catastrofe ¿no?, al joven le dan la opción de reguardarse en un refugio por ser el descubridor, pero solo puede llevar a su familia, entonces decide pedirle matrimonio a su amiga para poder salvarla. En fin, yo imaginaba que era ese jovenzuelo y rescataba de una manera muy elegante y tradicional -a la par que ingeniosa- a mi chica. Je, que niño.
Otro que recuerdo es en la peli "the war" (también protagonizada por Elijah Wood) habia una escena donde el muchacho demuestra su valia saltando al agua de un depósito que está brava, es una muerte segura, pero por su chica tiene que hacerlo. Yo imaginaba que lo hacia.
Y muchas historias más, pero todas bonitas y dulces. Ahora que he crecido y descubierto los mayores secretos del sexo, me imagino otras cosas.


¿Así que no hay nada perfecto en el universo?  Discrepo, hay una cosa, una única cosa perfectamente perfecta en todo el vasto universo. No son las estrellas, aunque brillan de igual manera, no son las galaxias aunque son igual de hermosas. Es algo más pequeñito y delicado, pero que a la vez esconde una fuerza en su interior capaz de mover montañas. Capaces de dar vida son criaturas perfectamente formadas, cada milimetro de su cuerpo está planeado por el cosmos para formar un conjunto maravilloso de piel, carne y hueso. Su perfume es único. Su mirada es singular. El mundo alucina con los copos de nieve, porque son únicos y preciosos, pero no saben que delante de ellos, hay otras perfecciones únicas e, incluso más espléndidas.
Pocos hombres recuerdan lo que es ver a una mujer por primera vez, esa sorprendente sensación, esa chispa que para el tiempo durante unos segundos, ese aroma embriagador que recorre todo el espacio que hay entre tú y ella, para alojarse en tus fosas nasales y descubrir una nueva esencia. Ahora ya no nos fijamos en eso. Vivimos el mundo tan deprisa que no nos paramos a ver los detalles que hacen único al ser humano y maravilloso el vivir una vida. Que os follen.


Esta foto me ha parecido interesante, algunos pueden tacharla de nosequés o nosecuantos, para mi es sencillo es una vagina-corazón. ¿Cómo se come eso? Hay mil maneras -no me refiero al

CUNNILINGUS

aunque, chicos, por favor, ahí abajo no hay límite de tiempo, tomaros el que querais, cuanto más mejor, pero por Dios, hacedlo medianamente bien porque es importantísimo- de ver algo significativo en la imagen. Yo, por ejemplo, veo un órgano sexual con ritmo propio que late puñaladas placenteras de chispitas. A lo mejor estoy loco.

2 comentarios:

miau. dijo...

A lo mejor sí, pero no creo, o...

Anónimo dijo...

Impacto profundo (L)

En tu blog siempre me pasan cosas de asombrante casualidad.
Hoy estaba comentando que me encanta esa peli, que, aunque la haya visto mil veces, la vería otra vez. Y vengo, y leo que hablás de ella. No sé, no sé, casualidades que te dejan así, con media sonrisa.