lunes, 31 de agosto de 2015

#LIFEINVIDEO

Lo que caracteriza a esta nueva "temporada" o renacer -o afrontar el problema económico social que estamos viviendo- es las nuevas y enormes cantidades de ganas principalmente. Así como un nuevo estilo enfocado más a la vida real que al cortometraje y a la ficción. Me he dado cuenta que para ser bueno en algo, primero hay que diferenciarse del resto, tener una marca personal; y luego ir mejorando para ofrecer profesionalidad y una buena calidad, pero una calidad única. Aunque lo audiovisual es un mundo de copypaste (véase el cine), tiene esa capacidad de personalización y adaptación que permite que dos cosas, a priori iguales, acaben siendo totalmente diferentes. Es decir, que puedes coger cosillas de aquí y allí, tutoriales, ideas, planos, movimientos, encuadres..., cualquier cosa que hayas visto y utilizarla en tu trabajo, pero al haber tantas variables y "posiciones" dentro del mismo, añadido a nuestro toque personal, da como resultado algo nuevo y tuyo

#LIFEINVIDEO es lo que resume todas las bases del nuevo proyecto: captar la vida y crear un vídeo. Así de sencillo (aunque luego no lo es tanto). Cogido prestado de un hashtag bastante recurrido, toma la cabeza de la temporada. Y qué mejor para saber qué es #lifeinvideo que un vídeo animación de sus pilares más importantes. Esto es #lifeinvideo:





jueves, 6 de agosto de 2015

Ejemplo final vídeos «OUTRO» YouTube - After Effects

La retroalimentación del canal de YouTube consiste en que un usuario esté viendo tus vídeos de forma continua. Esto se puede hacer de una manera muy sencilla con una plantilla; ésta puede ser más o menos elaborada, pero siempre tiene que constar de dos elementos importantes: el botón de para invitar a suscribirse al canal y una ventana con un enlace para otro vídeo. Así el flujo es continuo, saltando de un vídeo en otro.

Aquí la libertad es total, se pueden poner 4 vídeos para que el usuario elija. Crear animaciones, botones al canal, a otros canales, a vídeos relacionados, colaboraciones, etc...

NOTA: por lo visto el término técnico para esta "cola" es «OUTRO». 


lunes, 3 de agosto de 2015

Pimientos Vergonzosos

Ésto era algo que me apetecía hacer hace mucho tiempo, un cenital fijo y jugar por abajo. Cuando realicé Bizcocho, lo utilicé un poquito, pero como no tenía manera de sujetarlo sin que fuera con la mano, no lo exploté demasiado. Como me quedé con el gusanillo, estuve dándole vueltas a cómo hacerlo sin una herramienta o sin un trípode que permita un cenital sin que se vean las patas. Al final encontré la solución -un poco chapuza- sujetando un rig de hombro casero a la caja de la persiana de la ventana de la cocina. Parece una canción a la caja de la persiana de la ventana de la cocina de la grieta en el fondo del mar.... 




Cámara: 550D
Objetivo: 18-55mm f/3.5

domingo, 2 de agosto de 2015

Caballos en Alguazas

Mi novia y yo, una mañana, cogimos el coche y nos fuimos a un pueblecito de la Vega media del Segura. Una amiga participaba en un concurso local de doma clásica, la disciplina con los caballos más educados. Oficialmente íbamos a modo de fotógrafos -bueno, fotógrafa-, sólo para hacer unas fotos. Lo gracioso es que esperábamos que fuera una competición de salto, más espectacular y con momentos más fotografiables.  Aún así sacó buenas instantáneas y el cliente quedó satisfecho.

Por mi parte, había adquirido recientemente una flycam 3000, llamada comúnmente Steady o Estabilizador, algo así:


Básicamente consiste en un brazo rotatorio y un sistema de contrapesos que evita pasarle el movimiento o las vibraciones de este a la cámara. Es decir, el movimiento (p. ej. andar) queda más suavizado en imagen que cámara en mano. También realizando movimientos fluidos de arriba a abajo o de un lado a otro (como tipo pan) podemos dar una sensación de "dron" o grua muy lograda. 
Era mi primera vez y el resultado no fue el esperado; hay que llevar cierto cuidado en los movimientos, la elección de la velocidad de obturación, la arrancada, el encuadre, etc...

Aquí os dejo el resultado: "Caballos en Alguazas"



Cámara: Canon 550D
Objetivo: Tamron 11-18mm f/3.5
Steady: Flycam 3000.

sábado, 1 de agosto de 2015

Nuevo trabajo: «Bizcocho»

El otro día me desperté con una idea en la cabeza, me apetecía hacer un bizcocho sencillo, me apetecía escribir los ingredientes en una tarjeta, me apetecía grabarlo y subirlo a YouTube. ¿Por qué? Porque quiero -ahora que tengo todas las herramientas- llenar un canal con todas las cosas que haga. Tenía el problema de no tener un buen equipo para montar vídeo. Antes tenía el problema de no tener una buena cámara. Solucioné con gran esfuerzo ambos problemas y ahora, sin piedras en el camino, quiero dedicarme a hacer lo que me gusta, grabar, editar y publicar.

Creo que YouTube es una herramienta perfecta para mejorar como realizador audiovisual. Si bien comenzar no es sencillo y no aporta lo que uno espera, con el tiempo, creo que tendré las suficientes críticas y consejos para mejorar y aprender. La perfección es complicada de lograr pero sin ayuda es imposible. Si cada vez tengo más proyectos (bodas, spots, videorecuerdos, etc...) es de necesidad que mejore, arregle los defectos, busque nuevos trucos, coja mecánica y gane experiencia. También es importante buscar una marca personal, para ser diferente y ofrecer algo interesante al cliente.

Aquí os dejo «Bizcocho»




Cámara: Mark III (5D)
Objetivo: EF 16-35mm f/2.8L

viernes, 29 de mayo de 2015

Rol anónimo #1

«Francamente, aquello me pareció demasiado azúcar. Hoy me sentía una mujer dulce, quién sabe. Nunca antes de los 40 años me habían interesado los niveles de glucosa en mi sangre, pero no creo que tenga el cuerpo preparado para problemas cardíacos, un derrame o algo hepático... Hipocondríaca he sido siempre, eso sí, lo que me llevó a tirar el café por el fregadero de la sala de descanso y prepararme otro. Esta vez con sólo una cucharada de azúcar. 

Suelo pasar mi media hora de descanso sentada en el viejo sofá de la sala para empleados. Otros bajan a la cafetería, van al restaurante de enfrente o, vienen, recogen su almuerzo del frigorífico y se lo llevan a su mesa. Como Carolina ahora mismo, sabe que estoy aquí, por eso ha entrado rápido, ha cogido su comida, me ha soltado un seco pero simpático "hasta luego" y ha vuelto a su mesa con la rapidez del viento. 

—Ay, Carolina, eres tan zorra.

Pasaba toda la mañana con un café. No me gustaba comer nada, ni picotear en mi puesto. De todas maneras, dudo que a mi jefe le hubiera gustado que lo primero que encontraran nuestros clientes al entrar en la empresa, sea a un mujer tras la recepción masticando snacks salados. No sé qué coño hago todavía en esta empresa, Héctor cada vez vende más libros y nos aguantamos muy bien, podría ayudarle en casa, apuntarme a un gym, hacer deporte o incluso volver a pintar. Pero aquí sigo, aburrida y ganando un dinero que no necesitamos. Qué tonterías digo, siempre necesitaremos dinero, nos vaya bien o mal.

Entró Paco, el contable, mientras tomaba el último trago de café. Paco es muy divertido, amable y hace bien su trabajo. Es de esas pocas personas que ayudan sin poner mala cara. A pesar de su juventud siempre tiene tema para hablar, aunque sea de películas y videojuegos. Mientras me contaba que había un problema de ajustes trimestrales recordé cuando follamos en la cena de empresa del año pasado. No íbamos borrachos, pero su juventud -y quizá mi madurez- me atrajo hasta unos niveles muy primitivos. Quiero a mi marido, y siempre lo querré, pero la oportunidad de una polla joven e inexperta dentro de ti sólo se puede presentar una vez. Y esa vez, lo quería de verdad. Fue un sexo muy placentero, él estaba muy nervioso, tanto que no se dio cuenta de que decirle a una mujer de cuarenta "no estás tan mal para tu edad" era ofensivo. Francamente, me sentó mal, tengo que admitirlo, pero su duro pene estaba tan dentro de mi que le quité importancia en ese momento; aunque creo que no me he vuelto a acostar con él por aquello. Quién sabe. O quizá me sienta una mala persona por engañar a Héctor. Sea como fuere, no me quita el sueño.

—Total, el muy imbécil arrastró las mismas fichas, duplicándolas, pensando que valían para todo tipo de documentos—, me contaba mientras yo dibujaba su enorme y suave pene en mi mente— pero no, y ahora tengo que cambiarlo todo.
—¿Estará ajustado de cara al nuevo trimestre?—pregunté automáticamente—.
—Depende.

Siguió exponiendo razones de por qué hay que hacer una cosa bien desde el principio. No volveré a acostarme con él, no por nada en especial. Es guapo, me atrae, folla decentemente y huele bien. Pero no creo que me lo merezca, una vez está bien. Además, en casa tengo todo lo que necesito.»

martes, 21 de abril de 2015

La escala de la MIERDA

Partiendo de la base de esa IDEA -de ese dicho; esa expresión- de:
«Una Mierda como un Piano» o «Una Mierda de Grande como un Piano»
podemos, haciendo uso de estas famosas «scale of the universe», estos vídeos o imágenes que todos hemos visto dónde comparan nuestro astro rey sol con otras estrellas de la galaxia, podemos -sí, podemos- hacer lo que yo he llamado «La Escala de la Mierda». Partiendo de la base de que un sujeto estándar mide 180cm, podemos escalar junto a un piano estándar también lo que consideremos oportuno para poder comparar el tamaño de esa mierda con otras mierdas de la galaxia. Sin más, aquí os dejo...


«La Escala de la Mierda»


sábado, 21 de febrero de 2015

Tostadas

Estamos viendo a un hombre que se prepara para ir a trabajar. Se despierta, se lava la cara, se viste, se toma el café. Mira el reloj y es tarde, apresura el café, se pone el abrigo y aparece su mujer, despeinada y en pijama, “¿a dónde vas?”, le pregunta. “Al trabajo”, le responde mientras coge las llaves de la entrada. “Cariño…, te despidieron ayer”, le dice la mujer muy seria. “¿De qué estás hablando?”, le responde mientras da un paso hacia la puerta, ella se coloca delante, mirándole fijamente a los ojos. Él está pasmado, no comprende por qué su mujer dice eso, sería una estupidez que hubiera olvidado su propio despido y más si fue el día anterior, eso pensó en los pocos segundos de silencio mientras ella lo miraba con tristeza a los ojos. “Eso es estúpido, tengo que irme” le dijo. Su mujer baja la cabeza y se aparta a un lado, él sale por la puerta rápidamente, cerrando de un golpe seco.
                Avanza por el pasillo dirección al ascensor colocándose el macuto. Luego pensaría el por qué de aquella situación, ahora llegaba tarde. Aprieta el botón del ascensor con rapidez y espera mientras cambia su peso de una pierna a otra. Tras el ding se lanza dentro del habitáculo y, esta vez con furia, hunde el dedo en el 0. 8…, 7…, 6…, 5…, 4…., 3….; las puertas se abren. Mira hacia el oscuro pasillo, las escaleras, el pasamanos. Las puertas se cierran. Lentamente mira hacia el panel de los botones, su mirada se detiene en el botón verde del 0. Es un botón diferente a los demás, está situado en la parte más inferior y sobresale mucho más que el resto. Baja la cabeza y rompe a llorar.

                Ella está sentada en la cocina cuando escucha la puerta. También escucha como deja la bolsa sobra la mesa de la entrada. Se levanta y se queda debajo del marco de la puerta. Él está allí, de pie, sin moverse, mirando la bolsa. “No quería asumirlo”, dice con la voz cortada. “No podía aceptarlo—insiste tras una pausa—. No quería. Quizá pretendía autoconvencerme de que no había pasado”. Solo se escucha el tic, tac del reloj. Él estalla en un mar de lágrimas; histérico y agitado no para de repetir “(…) es imposible”, “(…) no podemos vivir”, “(…) ¿qué haremos ahora?”. Las palabras le brotan entre sollozos, la baba cae sobre el abrigo, las lágrimas mojan el cuello de la camisa. Ella está rígida bajo el marco de la puerta. “Huele”, se escucha, pero él no puede parar, nada importa salvo su ataque. “¡Huele!”, más fuerte, pero “(…) Hipoteca” lo ahoga. Movimiento. Lo sujeta por los hombros de un salto, le abofetea la cara, la rabia cesa de inmediato. “Maldito imbécil—grita—no puedes hacer esta mierda. ¡NO puedes! Compórtate. Asúmelo. ¡HUELE!”. Él la mira con los ojos muy abiertos, “¿Qué?”, logra decir tras un momento. “¡Que huelas hijo de puta!”, le grita a escasos centímetros de la cara. Como un autómata respira por la nariz absorbiendo toda la mucosidad. “Tostadas…”, masculla sin entender nada. “Tostadas”, repite. Huele. “¿Se queman?”, dice él con un hilo de voz limpiándose la cara. “Se queman”, confirma.
                Se levantan. Él corre a la tostadora y saca dos tostadas negras y humeantes. Con rapidez –aunque quemándose los dedos- las tira sobre la encimera. Se vuelve y mira a su mujer. Ella le devuelve la mirada.


domingo, 4 de enero de 2015

Las matemáticas de la Tortilla de Patatas

En mi afán de la búsqueda de la tortilla de patatas perfecta, hoy he puesto a prueba el:

«Experimento nº2: variante en formas»

Me declaro fan de la tortilla jugosa -núcleo semihecho- y, a la vez, de la muesca de patata, es decir, de notar el bocado de la patata entera. Lo mismo con la cebolla, me gusta melosa y semicaramelizada pero también su variante "cras, cras", que aporta el bouquet cebollil más potente.

¿Cómo se hace? He escogido dos cebollas y 5 papas. Tres de las patatas las he cortado en cuartos y en lonchas medianas -2 o 3mm.-, la penúltima patata con un corte similar pero más grueso y la última la he rayado directamente, consiguiendo una sopa de almidón y una patata paja que actúa como un conglomerante cojonudo. Las cebollas el mismo y proporcional proceso, media la he rayado, 11/2 corte normal y media corte juliana grueso. Las matemáticas de la tortilla de patata.

El proceso de cocinado es diferente, como tenemos dispares formas y tamaños, necesitamos controlar los tiempos de cocción para que el truco funcione. Añadimos primero el corte grueso, mientras el aceite coge temperatura, posteriormente añadimos el resto de la patata con el corte normal y cocinamos hasta que falten 10 minutos. Aquí añadimos la cebolla con el corte juliana grueso y a los 3 minutos la cebolla normal. Recomiendo dejar la cebolla encima de la patata para que cocine al vapor unos minutos y vaya soltando el jugo. Ya en los últimos momentos añadimos la patata y la cebolla rayada.

Recomiendo batir los huevos en un bol de aluminio, ¿por qué? Cuando añadimos la patata ya cocinada y caliente el bol guarda todo el calor y cocina un poco el huevo -que como sabemos es muy sensible a la temperatura-. Lo dejaremos aquí unos minutos antes de pasarla a la sartén y finiquitarla.

«Eur vie atteste la vérité de l'Évangile et donne au monde la preuve tangible que la perfection est possible»